27.8.04

Un simple judicial "tristeza"

Soy un simple empleado judicial y me pregunto porque el SR. ZURITA Y EL SR. CORTES hablan tanto del peronismo o juarismo, y de sus luchas durante tantos años contra ellos. No entiendo, ya paso, se fueron los politicos, y Uds. siguen sin hacer nada. Nos tienen con promesas falsas, nos mienten en la cara, y me da bronca como la "marcha de la bronca". Tengo ganas de que por lo menos este simple empleado se desahogue, y que de una vez por todas sepan que no somos tontos, que nos damos cuenta de todo, que sus versos ya no engañan a nadie. Les pido con toda humildad que dejen de matar la ilusión de los pobres, que comprendemos todo y que den lugar no se a quién, ni me importa quien sea, solo quiero que de todo tribunales salga uno que produzca el cambio; alguien que nos devuelva la esperanza, que no solo nos haga el verso del aumento salarial o del ascenso,sino que se fije en nuestras formas de trabajo, en las acordadas que nos producen daño, en el manoseo que somos producto los pinches, si los PINCHES de parte del superior tribunal; y que cuando nos arrimemos con nuestros problemas, nos den soluciones y se jueguen como tiene que ser " un gremialista", si verdaderamente lo son y lo peor se ríen; claro ellos tienen inmunidad o acomodo, ¿Qué les importa de los demas?Listo. Ahora estoy mas tranquilo. Lo largué, se fué, lo dije. Hay que lindo es sentir ésto. Gracias. Lo lamento, pero mi nombre no lo puedo dar. Tengo miedo, si miedo, pero necesito identificarme-Ah....Podría llamarme " tristeza". Agradezco al dueño de esta pagina por dejarme descargar.
Fdo. Empleado Judicial anónimo

24.8.04

¿Quien triunfó en tribunales? IIª parte

Han pasado varios días de la fogosa respuesta de Enrique Zurita a nuestra columna ¿Quien triunfó en tribunales? y cuya publicación hemos permitido en homenaje al debate al que se presta Zurita. Por el contrario hemos eliminado todas aquellas otras respuestas que en réplica a aquel no guardaban el tono que pretendemos darle a esta columna de discusión.
Pero también al solo efecto de excluir cualquier interpretación que otorgue al silencio el carácter de asentimiento es que resulta imperativo no dejar pasar alguna afirmaciones vertidas por el funcionario gremialista.
En primer lugar señalar que no se trata de coraje el dar o no dar el nombre para publicar esta página. No es lo mismo coraje que bravuconería.Además, el coraje como virtud debe conciliarse también con la prudencia. Que también es virtud. Pero lamentablemente en esa provincia no están dadas las condiciones para decir las cosas como creemos que son. Y quienes pueden sufrir represalias son personas que a lo mejor no comparten en modo alguno ni la idea de hacer esta página ni, mucho menos, el contenido de las mismas. No es el caso de llamar a un amigote en "El Liberal" y hacer publicar la noticia como lo hicieron Zurita y Cortés con un "perfil" de triunfo "antijuarista" cuando, como dijimos, ni la lista ganadora era "antijuarista" ni la perdedora absolutamente "juarista". Claro que para no herir a algunos seguidores se la hizo sacar como noticia propia del diario y no de una nota redactada por el propio Zurita.
Es posible que Zurita y Cortés pretendan sacar algún beneficio haciéndole creer a "terceros" de que son dos "quijotes" vencedores en las urnas del juarismo oprobioso. Está claro que dentro del Poder Judicial la lectura es absolutamente diferente. Y fuera también. Porque aún para los tipos de "peso" (no importa el cargo) de la intervención federal aquellos siguen siendo jugadores de "segunda". Sirvieron para alcahuetear en su momento y otorgar algún patrocinio de soporte a algún familiar. Pero nada más.
Claro que también hubiese sido "coraje" ir de frente no sólo firmar la nota en el diario sino , también, identificarse en su momento como "opositores" ante el Poder Judicial -o el gobierno provincial- y no estar haciendose los "dialogadores" con el Superior Tribunal mientras le llevaban al Ministerio de Justicia chismesitos al mejor estilo de la "rama femenina" que tanto denostaban.
Hemos dicho y reiteramos que durante todo el período juarista se hicieron los desentendidos y lo ratificamos plenamente. Si Zurita y su apéndice Cortés creen que pueden sacar "chapa" de opositores al "régimen" por haberle pegado a "Darío Moreno" o por un avisito en contra de un par de jueces que estaban jubilados (y que ahora la Justicia Federal dice que no era delito) y todo eso en nueve años es sencillamente ridículo. ¡Como serán de insignificantes que el Superior Tribunales más obsecuente que haya tenido Carlos Juárez ni los tocó!. Y eso es mucho decir. A ver como se le explica a los hijos que durante uno de los regímenes más oprobiosos vividos por el Poder Judicial a papá ni lo tocaron. Zurita: va a poner también eso en el cuadrito de su despacho.
Dice también Zurita ser autor de gestas heroicas en 1975 y después en 1987 "salteando años de lucha". En efecto, la conciencia debió traicionarlo porque así como entre 1995 y 2004 se hicieron los distraídos también miraron para otro lado entre 1976 y 1983. En que papá y cuñada ocupaban cargos expectantes en el Poder Judicial. Eso es ser pusilánime y acomodaticio. Tengan la certeza de que si alguna vez a alguien poderoso hubiesen lastimado mínimamente alguna respuesta hubiesen recibido. Y la verdad es que ningún actor del poder jamás los cayó en cuenta. Las propias revistas y periódicos que pululan en Santiago desde hace tiempo fueron muchísimo más agresivas en sus denuncias que el gremio judicial y así y todo recibían publicidad oficial. Lo que pone en evidencia que existen "denuncias" y "DENUNCIAS".
Esa es la razón de haber prestado atención al gremio judicial de Santiago del Estero. Claro que contamos con numerosos amigos gremialistas que durante el juarismo estuvieron callados. Pero hicieron lo suyo internamente y pelearon por su gente. Y luego de la intervención decidieron aprovechar toda la libertad que la nueva situación política les permitía para ocupar mayores espacios públicos y expresar su pensamiento. Pero ni anduvieron intrigando secretamente en Buenos Aires en contra del gobierno provincial ni pretenden esgrimir una tardía y devaluada chapa antijuarista. Irrita el engaño miserable, la operación de prensa encubierta y mucho más hacer creer que son alguien o que ganaron a alguien. Que no se equivoquen Zurita y compañía. No sólo uds. tienen listas de "silenciadores" de atropellos cometidos . Y no se les ocurra pensar que de esas otras listas uds. están excluidos.
Y si de profundizar en la amenidades se trata también hay que reiterar las agachadas que tuvieron con el tema de las chicas de la rama (y otras que no eran de la rama) despedidas por Kozameh ante el silencio absoluto y "cómplice" del gremio. "Cómplice" porque otra hubiera sido la historia si quien firmó el despido hubiese calculado que ante tamaña arbitrariedad todo el poder judicial se paraba. Y decir que ellas no buscaron amparo en el Gremio es un pretexto totalmente inaceptable que descalifica por sí solo a quien se precia de tantos años de militancia gremial y es toda una definición sobre el fondo de conciencia de quienes gobiernan el destino del gremio de empleados judiciales.
Respecto al tema de los cajeros del BSE es mentira lo de la oposición gremial. Mentira que a esta altura advertimos que es un verdadero sello identificador de conductas. Que tirar tres cascotazos a un baldío cada diez años no es lo mismo que disparar cañonazos a un edificio en pié. Ocurre que efectivamente el Superior Tribunal se abstuvo de autorizar el pago a empleados mediante cajeros en razón de la oposición gremial. Pero fue también en razón de su posterior "conformidad" lo que allanó la condena de los empleados a cobrar por cajero. Que dicha medida de Superintendencia, o como sea que se llame, tuvo como antecedente una reunión de Ick con Zurita y Cortés cuarenta y ocho horas antes y que en razón de ello el Dr. Ick haya podido comenzar a percibir un porcentaje sobre el total de la masa salarial del poder judicial es un hecho. El resto es historia.
A muchos militantes del gremialismo o de la política tampoco se los invitó jamás a ser columnistas de los medios del sr. Ick pero tampoco negociaron a solas con este.
Finalmente, quiero decir que a nadie engañan con la estupidez de decir que tuvieron carpeta en la D2. Había más de cuarenta mil carpetas y ni por asomo la de Juárez y Cortés figuran entre las "entretenidas". ¿Que tienen que hablar de 32 años de persecución si esas carpetas deben ser más aburridas que un suplemento de clasificados?. Y si estoy equivocado, que Zurita exponga una copia de lo que esas carpetas muestran de su estampa combativa y militante. Creo que ahí si los empleados judiciales podrán conocer el calibre y fuste de sus conductores.
Y si bien nuestra lucha es contra la hipocresía y caretaje de la prensa prebendaria no pensamos callarnos frente a hipocresía de otros órdenes. Y esa es la lamentable percepción que tenemos algunos de Zurita y Cortés. Podrán decirles a sus hijos lo que quieran y aprovecharse de que los que tienen años y guardan anécdotas ya están retirados pero tengan presente que existimos algunos muy curtidos por los años y otras cosas y que sabemos de otra historia. Una de pequeñas batallitas insignificantes e interesadas libradas desde despacho de funcionarios eternos, de deslealtades reiteradas, especulaciones egoístas, arrugue repulsivo en los momentos difíciles y, por supuesto, de ningún triunfo que valga la pena esgrimir.

¿Reportaje extraviado?

Esta es una nota del diario la Prensa del 18 de agosto de 2004 , al ministro de la Corte Adolfo Vázquez. El mismo salió en la versión papel, pero no digital. Algunos lectores sospechan de presiones al diario para que no se de a conocer su difusión. Vale la pena su lectura por su analogía con situaciones similares vividas en Santiago hace no mucho tiempo. http://www.seprin.com/portal/notas/un_reportaje_extraviado.htm

23.8.04

Disparen sobre Lanusse

Se ha iniciado una nueva semana y nos queda todavía la fuerte impresión del embate que recibió el interventor la semana pasada. Importantes medios nacionales y un sector de los medios locales dieron como hecho la sustitución del interventor en la provincia. No se trata en modo alguno de una operación gestada desde esta latitud tan alejada de los centros de decisión. Por el contrario, es un hecho que la semana pasada operadores de segunda y tercera línea del gobierno nacional y algunos representantes santiagueños en el congreso nacional anticipaban una posible movida en el orden local.
Sin embargo, quienes conocen de cerca el pensamiento del Presidente saben que este último fue categórico en su momento con Lanusse en cuanto a su cometido específico: a) Los Juárez, b) Los Ick, c) los abusos policiales y d) los hijos del poder. Este último debilitado en razón de lo insustancial de la cuestión.
En relación con estos puntos la satisfacción más absoluta por parte de Néstor Kirchner es el resultado de la información que semanalmente le hacen llegar los servicios apostados en Santiago.
Dicho análisis no excluye un factor que irá aumentando su significación en la medida de la dinámica de los acontecimientos políticos y la aproximación de los procesos electorales. Y es que Lanusse, por el contrario, no es el designado para operar políticamente en la provincia. Todo lo que Lanusse -o sus colaboradores- puedan hacer en tal sentido tiene tanta trascendencia como las operaciones o contactos que otros funcionarios nacionales con algún interés en Santiago llevan a cabo con sus propias simpatías. Y si algo puede decirse al respecto es que luego de haberse debilitado la proyección de Ríos Olivero por la salida de Ilarregui cobrará cada vez más fuerza los guiños que recibió Fernando Salim desde un segundo escalón de la Casa Rosada (segundo escalón pero.. de la Casa Rosada) de quien se espera ver la respuesta en las encuestas después de un impulso de imagen. Y ello sin perjuicio de algunos que sueñan que Zamora encaje en el proyecto de "transversalidad".

Está claro que de parte del Presidente todavía no existe una sola palabra al respecto. Aunque haya admitido que, en el momento en que sea necesario disponer el aparato de la intervención y de la provincia en apoyo del candidato definitivo, Lanusse es la persona menos indicada para actuar con la eficiencia específica. No importa porque ya habló con la persona que puede cumplir con ese cometido eventualmente. Mientras tanto sigue atentamente las encuestas de popularidad que le acercan y levanta las cejas ante la magnitud de la impopularidad (imagen negativa) que tienen los candidatos más nombrados.
Nada es como fue antes de Ilarregui. Y desde la partida de éste último son los propios colaboradores del interventor quienes más desconfían de su continuidad y apresuran sus contactos. No sea que pase la oportunidad y después se estén lamentando de la que dejaron pasar. Habrá que ver de que modo Fondevilla y Gurzi pueden reconstruir el canal político de la intervención. Las afirmaciones de que la política que llevaba a cabo Ilarregui era la política dispuesta por el interventor suena a risa. Como suena también a risa que al día siguiente se dispusiera suavizar los contactos con los líderes municipales como si no fuese que la decisión de ir contra ellos es lo que motivó el enérgico rechazo y posterior salida del gobierno del anterior ministro.
Que la gestión de Lanusse cuente con la satisfacción actual del Presidente no oculta, sin embargo, que los embates adversos ya no provienen de un "grupito minúsculo" sino que al menos hay alguien que estuvo interesado en que diversos medios nacionales golpearan al interventor. Y no se hace hablar a esos medios nacionales y mucho menos en forma adversa si no hay alguien con poder para provocar esa movida informativa y con interés en atacar al interventor. La nacionalización de los ataques al interventor ya tienen acta de nacimiento.
Examinada la Intervención Federal en este punto de su historia encontraremos que hubo un tiempo antes de este punto donde había más espacios y los contrastes no eran tan marcados, y que vendrá un tiempo después de ese punto en que habrá menos espacio para la indecisión y las elecciones serán aún más decisivas. Lo bueno siempre mejora y lo malo siempre empeora; las posibilidades de una neutralidad siquiera aparente siempre están disminuyendo (Lewis). Todo se reacomoda todo el tiempo, llegando a un punto, afilándose y endureciéndose....

10.8.04

El tema de nuestro tiempo por ABC

Interesante reflexión de MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas con relación a los proyectos de reforma de la Constitución Española y que por sus analogías con la situación similar que se debate en la provincia merece su lectura y reflexión

9.8.04

¿Quien triunfó en tribunales?

Nos hemos enterado que el "juarismo" perdió en Tribunales. Los contactos de Enrique Zurita y de su chirolita Roque Cortés posibilitaron a través de sus amistades en el centenario periódico local que registraran la noticia como una derrota al juarismo pero no como un triunfo del "antijuarismo". No se dice quien ganó sino quien perdió. O sea que la noticia es la identidad del derrotado y no del triunfador.¿cosa extraña no?

¿Cual es pues el propósito? Que alguien de "fuera" de tribunales se entere. Preferentemente, alguien de la intervención federal. Así piensan que en unas elecciones gremiales "libres y democráticas" el juarismo fue derrotado. A ver si demostrando el "arrastre" de ahesiones alguno de los arriba nombrados consigue, por ejemplo, un puesto en la lista de constituyentes. Además, que presentada la noticia de esa forma pueden los interesados alegar que ellos "no tuvieron nada que ver" y así evitarse la bronca de los muchos "juaristas" que también apoyaron e integraron la lista ganadora.

Pero eso es engaño sólo para los de afuera. Si bien la lista perdedora puede haber sido mayoritariamente "juarista" la misma no representa "todo" el juarismo en el poder judicial. Y si el "juarismo" no está unido en la "familia judicial" ello responde a factores que escapan, por ahora, a nuestro propósito.

Pero lo más notable es que hubiera bastado que cinco machalos no se hubiesen quedado tomando para que el triunfo no fuese tal. Que esa fue la exigua diferencia por la que triunfó el oficialismo.

Todo el mundo lo sabe. Primero, que la "oposición" contiene a un par de personajes controvertidos cuyos excesos han lastimado a mucha gente. Segundo, que no existe forma de que la dupla Zurita-Cortés pueda prolongarse en el tiempo. Es que son muy muchas las circunstancias vividas en el ámbito judicial sin que se hubiese notado la existencia de un "gremio". Su silencio absoluto durante todo el período juarista no se desmiente con un panfletito sacado en nueve años y una alcahueteada a último momento en el Ministerio de Justicia. ¡Que suerte tuvieron de que no les pregunten donde habían estado la última década!.

La condena a la familia judicial al cobro de haberes mediante cajero sólo se destrabó luego del acuerdo entre Enrique, Roque y "K" . Y si dicho acuerdo fue gratuito entonces no se entiende porque al principio se oponían. Y si a partir del mismo el señor "K" pasó a cobrar una comisión mensual sobre toda la masa salarial del poder judicial puede cada uno conjeturar si lo hizo sin dejar nada a nadie.

Es que el oficialismo triunfante no ha obtenido un sólo logro a pesar de las enormes oportunidades que tuvo para ser aquello para lo cual existen. Cualquier otro gremio mas o menos comprometido con la defensa de sus afiliados jamás hubiese permitido la mutilación del poder adquisitivo de los empleados judiciales y hasta de bonificaciones que para el empleado judicial tienen un valor de oro (escolaridad, por ejemplo). Ni hablar del silencio cómplice cuando numerosas empleadas del Poder Judicial fueron despedidas. Y no nos referimos sólo a las que despidieron por ser afines a Cristina Flores -que por su misma dignidad de trabajadoras también merecían un apoyo del gremio-. También hubo diversos casos de empleadas que fueron despedidas por negarse a cumplir ordenes políticas (Añatuya) y que tampoco recibieron ningún apoyo. Y todo ello sin mencionar casos como el de la hija un actual miembro del Superior Tribunal -y actual funcionaria de la intervención- que fue despedida por simple portación de apellido sin que el gremio insinuara siquiera una protesta. ¡Y que no quieran arrogarse mérito ni logro alguno amparados en que no están presentes quienes los pueden desmentir!.

Las elecciones del gremio judicial han sido recibidas como una verdadera señal de alerta por parte de aquellos que pensaron que la elección podía servir como un "minitest" y esperaban una derrota rotunda del "juarismo" y no que el mismo achicara las diferencias en relación a la última elección. Es que la familia judicial conforma un universo bastante representativo del mosaico social. Entonces, ganar por cinco votos a pesar de toda la propaganda y clima "antijuarez" sumado a la dependencia de cientos de empleados cautivos de los préstamos de la mutual, es una derrota vergonzosa de aquellos para quienes la dignidad sigue siendo una cuenta pendiente.

8.8.04

50 años de ladrones

Leemos en nuestro diario "El Liberal" -tan consistente en la imbecilidad como en la incongruencia- las declaraciones de Vilma Ripoll diciendo que "hay que reconstruir Santiago después de 50 años de ladrones" .

Dejemos para otro día la validez de la premisa. Lo que ahora nos inquieta es saber que si tuvimos medio siglo de ladrones en el gobierno gran parte del período fue con un Tribunal de Cuentas que llegó a pertenecer en propiedad a la familia propietaria del centenario periódico. ¿O Julio César y Antonito no se turnaban en la dirección del organismo sin transición alguna entre dictaduras y democracia?

Y si al hablar de empresarios ladrones "libres" se refiere a "los sospechosos de siempre" debemos también recordar que "esos" empresarios hasta el día de la fecha siguen asociados a la misma familia en diversos emprendimientos: Tic, Edese, en el mismo diario El Liberal y vaya saber que otra cosa más que se nos escapa.

Pero si de cincuenta años de ladrones se trata también digamos que fuera de los socios "aparentes" del "Decano del Norte" el socio "oculto" fue contratista privilegiado -¿socio?- de quienes ocuparon el poder en por lo menos treinta y cinco de esos cincuenta años. ¿Como era que se llamaba a los "socios" de los ladrones?

Y el diario "El Liberal" como tal ¿que hizo?, ¿donde estaba en esos cincuenta años?, ¿cuantas editoriales en cincuenta años denunciaron robos por parte del gobierno? .

En definitiva, señor Editor, no se puede seguir siendo tan imbécil de poner el diario al servicio de cualquiera. Y mucho menos tirar materia fecal para arriba. Que ese ha sido el criterio por el cual una familia que fue propietaria exclusiva del canal de televisión por aire, de la primera empresa de televisión por cable y de un diario centenariamente monopólico y que como tal era percibida como la familia más poderosa de la provincia, casi la única "aristocracia" provincial, hoy sólo puede recoger a dos o tres de la familia un poco "forraditos", al resto "recostao en la cuneta" pero todos ellos espectadores de una obra en la que nunca habían dejado de ser primeras figuras.

4.8.04

A quien van a joder....?

M. MARTÍN FERRAND citaba en la edición de ayer del ABC de España al maestro Julio Camba quien en su magnífico "Haciendo la República" observaba que, en el Madrid republicano, «no quedó un hotel de nombre monárquico, aunque en ninguno de ellos se procuró mejorar la comida ni el alojamiento». Es decir, como habitualmente ocurre, los cambios de gobierno suelen estar más inspirados para cambiar los nombres de las cosas que para producir modificaciones sustanciales en la realidad.
Es que con frecuencia interesa más, mucho más, la terminología que las ideas (aunque no nos demos cuenta), y atrapados por las formas, vamos postergando oportunidades de desarrollo y de progreso para entregarnos a algunas posturitas a las que el santiagueño ya las tiene "medio como que caladitas".
Nos quedamos en la cosa chica. Con una que otra concesión a grupos minúsculos que no por ser reducidos son "élite" con la que lo único que tienen en común es el aspecto "cuantitativo". Y del Santiago Grande quien se preocupa?
Entonces tenemos Intervención Federal y dígamoslo para los que no están enterados. La Intervención Federal es por obra y gracia de un presidente que detestaba a los "Juárez" y la decidió en un momento en que era necesario levantar imágen (recordar el desgaste provocado por el Congreso de Parque Norte) golpeando a un matrimonio que a esa altura contaba con menos aliados que los Talibanes en la Casa Blanca y que, por otra parte, ya venían despertando certezas (ya no sospechas) de que "les faltaba algunos caramelos en el frasco.....".
Es verdad que algo similar pasa, por ejemplo, con San Luis. Pero aquí interviente otra factor: la estrechez mental y el egoísmo del "matrimonio" que nunca permitieron crecer a nadie sospechado de ser capaz o de contar con una buena formación. Ni hablar si es que tenían buena llegada con la gente. Así se quedaron sin una "espada" que los pudiese defender de los furibundos ataques propinados a través de los principales medios nacionales ni con gente capaz de encontrar un canal de diálogo para llegar a "K" . Si es más lo que logró Eduardo Abalovich -de la opositora Unión Cívica Radical en una visita al Congreso Nacional por allí de Setiembre- que lo que pudieron todos los enviados del gobierno y el dinero puesto inútilmente para acallar algunos medios. Por eso y porque los legisladores juaristas no son los de San Luis es que Santiago está intervenido y San Luis no.
No se puede negar que en Santiago hubiesen existido gravísimos desbordes institucionales. Que por supuesto los hubo. Más aún le gente parecía estar harta del Juarismo. Hartazgo que va disminuyendo en forma inversamente proporcional al incremento del hartazo hacia los Interventores. Que "otros vendrán que bueno me harán". Pero ocurre que a "K" nunca le importó un comino Santiago del Estero salvo para cobrarse alguna factura pendiente con el "matrimonio" y levantar un poco de imágen castigando a dos figuras a esa altura ya indefendibles. Digamos las cosas como son: Si de percepciones se trata Juárez ha llegado a un punto en el que desde Buenos Aires se lo atisba como algo más próximo a un Herminio que con la imágen de un Italo Luder a la que, en el fono seguramente quiso igualar. o un Felipe Bittel. Sin ir más lejos hace muy poco algún funcionario de la Intervención federal llegó a decir que el peronismo por Santiago no pasó.
Pero ocurre que esa situación institucional que vivía Santiago no difiere demasiado de la que viven más de la mitad de las provincias del país y que si fuese auténtica la validez del diagnóstico y del remedio a esta hora ese medio país debería también estar intervenido. Por otra parte el Gobierno Nacional pudo hacer muy mucho por Santiago -incluso hasta aceptar la renuncia ofrecida por la Señora- y no lo hizo porque no le interesaba. ¿Alguien puede dudar de que si el gobierno nacional solicitaba o sugería un conjunto de medidas o, incluso, de personas hubiese habido alguna resistencia?. Lo que importaba era, como dijimos, cobrar facturas, levantar imágen y por supuesto, ya con la intervención dispuesta, tratar de construir un espacio político que responda al Presidente.
De ahí a atribuir la Intervención Federal o el haber "tumbado" a los Juárez al "trabajo de campo" de algunos personajes de la Universidad Católica, del Colegio de Abogados, del Obispado y a las FM de la cadena "yo también quiero una tajada", es como pensar que el gol de Maradona a los ingleses es gracias al pase que recibió del loco Enrique.
Entonces si la justificación de la Intervención Federal por los antecedentes despierta sospechas que entonces se justifiquen mediante un buen gobierno. Es decir si no puede ser por el "antes" que sea por el "después" y eso no se habrá de lograr maquillando la gestión con golpes de prensa a través de medios a los que ni los dueños le creen. Es decir, nada de cambiar nombres a hoteles sino a mejorar "comida y alojamiento" para lo cual, si es que se tiene idea de como hacerlo, habrá que trabajar en proporción a lo que están cobrando.
P.D. Señores de la Intervención tomen nota: que no se vaya a saber cuanto se gasta en "Viáticos" y ni hablar de los viáticos que se pagan con plata de la provincia aún cuando la Ley de Intervención Federal establece que deben ser soportadoss por la Nación.

Se quedó sin peronismo la Intervención?

Luis Ilarregui pegó el portazo y parece difícil pensar que esta primera CRISIS de la intervención federal no va a traer secuelas. Lo que es seguro es que el único referente peronista del gobierno ya no está. El enfrentamiento entre Lanusse e Ilarregui ha concluído en un final bastante previsible. Hasta donde podía un hombre acostumbrado a numerosas batallas políticas y con un mensaje de peronismo actual blandido como estandarte soportar a un "superior" tal vez rescatable desde lo ético, pero con apreciables limitaciones en lo intelectual y absolutamente nulo en lo político. Para un militante no debe haber nada peor que un recién "iniciado" queriendo jugar a "Conductor".
La cuestión se proyecta mucho más allá de una renuncia o una crisis de gabinete. Hay un proyecto político o, al menos, un abanico de ideas políticas, que se ha quedado sin soporte. Sin Ilarregui es obvio que desde hoy ya no será lo mismo para el "candidato" que venía fogoneando este último, es decir: el Ingeniero Osvaldo Ríos Olivero. Tampoco será lo mismo para todos aquellos sectores del peronismo (léase Intendentes) que seducidos por un discurso peronista genuino (y también por preservar sus cargos) aceptaron articular sus conductas en torno a un funcionario que en vez de anatematizarlos o fustigarlos se sentó a dialogar y a proponer un consenso y una línea de acción política.
Del otro lado Lanusse y sus allegados deberán contener la respiración hasta saber que secuelas habrá de provocar lo que Ilarregui pueda informar a Aníbal Fernández o, eventualmente, al propio Presidente. No porque esté en riesgo el cargo de Interventor sino porque agotada la "estupidez" de la "transversalidad" no parece razonable pensar que el Interventor y los suyos pretendan jugar con alguien de fuera del partido. Lanusse, que todavía está aprendiendo que es lo que le permite su cargo y hasta donde puede maniobrar sin provocar reacciones en Buenos Aires, debe saber que el respeto que despierta está en relación absolutamente directa con el respaldo que tiene "arriba". Y en Buenos Aires le bajaron línea para castigarlos a los "Juárez", a "Ick", corrupción, respresores (Mussa) y a los "hijos del poder" (que todavía no sabemos quienes son a pesar del irreparable daño que se le causó a más de uno) pero nunca lo indujeron a pensar que iba a venir a Santiago a "construir" política" y, mucho menos, a señalar y bendecir "candidatos propios".
En un momento en que todo hace suponer que "K" atraviesa una etapa de aridez en la gestión de gobierno se percibe la intención de reformular políticamente el discurso y los comportamientos. Reformulación que a esta altura no parece abrevar en otra cosa que no sea al más puro y vernáculo peronismo.
Y resulta difícil conjeturar que esa situación no se vaya a proyectar sobre Santiago del Estero. Pero ocurre que mientras ese cambio se registra en Buenos Aires en Santiago nos quedamos sin el único funcionario capaz de entonar la marcha peronista sin desafinar. Entonces o Lanusse deberá empezar a tomar lecciones de canto u otro la va a cantar por él. Le guste o no le guste.
El interventor federal ya aprenderá (o se arrepentirá de no haber aprendido) que cualquier paso que dé o deje de dar va a despertar simpatías, para un lado, y rencores para otro. Si piensa que los rescatables en Santiago del Estero son Zamora o algunos "demonios cristianos" debería saber que dentro del radicalismo y de la propia democracia cristiana muchos tienen mucho que decir acerca de los interlocutores elegidos.
Es que así como en la vida uno es dueño de elegir los "amigos" es de políticos diestros saber elegir también los "enemigos". Pero, es el error en la elección de estos últimos el que se suele pagar más caro.

Cosas para compartir
Ingrese su email si desea suscribirse a POLÍTICA Y CONSPIRACIÓN @ SANTIAGO DEL ESTERO!


powered by Bloglet